Los requerimientos nutricionales del potro.

En época de alumbramientos normalmente no ponemos atención en la alimentación del potro, sobre todo en sus primeros meses, dejando toda la responsabilidad en la yegua madre.

Una madre en estado silvestre se podría encargar plenamente de su bienestar y del desarrollo de su cría, pero al estar estabulada restringimos la alimentación de ella y por consiguiente la del potro.

La mayoría de los potros empezarán a mamar una vez que se hayan puesto de pie, esto puede tardar de 90 minutos a dos horas aproximadamente.

La primera ingesta que consume el potro es el calostro de la yegua, el cual es rico en defensas, carbohidratos, proteínas y vitaminas A y D. Posteriormente el calostro se termina y el potro empezará a mamar leche.

En un principio los potros se alimentarán de seis a siete veces por hora. Una vez que el potro esté más fuerte, se alimentará de dos o tres veces por hora, hasta llegar al punto de hacerlo una sola vez, para luego ser destetado aproximadamente entre los 8 y 10 meses como sería en la naturaleza (6 en cautiverio), para que la yegua madre tenga tiempo de recuperarse para volver a proporcionar leche de buena calidad para el nuevo potro que viene en camino.

La leche de una yegua sana proporciona de 500 a 600 kilocalorías (kcal) de energía por litro de leche. Un potro sano consume aproximadamente entre 13 y 18 litros de leche por día, lo que equivale aproximadamente del 25% al 30% de su peso corporal y de 6,500 a 10.800 calorías por día.

Un potro sano gana de 1 a 2 kg por día y crece de 0.3 a 0.4 cm por día, esto durante el primer mes de vida.

¿Qué se necesita cumplir para que el potro desarrolle plenamente y crezca sano y fuerte?

1.- Que la alimentación de la yegua madre haya incrementado y cambiado según sus requerimientos después del séptimo mes de gestación.

Esto lo veremos en próximos boletines.

2.- Es importante seguir durante el siguiente mes posterior al nacimiento con un complemento de calcio para la yegua madre, esto prevendrá la descalcificación por el nacimiento y por la amamantada y servirá para que la leche que mame el potro sea rica en calcio.

3.- Proporcionarle a la yegua madre del 60 al 70 % de forraje de bajo nivel nutrimental BNN y del 30 al 40% de forraje de alto nivel nutrimental ANN (alfalfa o avena) y si está pastando pastos frescos mucho mejor. Se recomienda que este régimen se lleve por lo menos hasta el 3er mes posterior al alumbramiento ya que el desgaste energético al amamantar es comparable al del caballo de alto rendimiento.

Esto le proporcionará leche de estupenda calidad al potro durante los meses de mayor requerimiento.
No es recomendable suministrar sólo forraje de ANN ya que puede ocasionar obesidad o un sobre desarrollo en el potro que te puede llegar a ocasionar serios problemas articulares, enfermedades ortopédicas, quistes óseos, deformidad en tendones y ligamentos entre otros…

Si notas que tu potro está ganando demasiado peso tendrás que disminuir el forraje de ANN.

El forraje que le pongas a la yegua madre será el mismo que el potro empiece a ingerir en pequeñas cantidades a partir de la primer semana de nacido.

4.- Cerciórate que la yegua madre esté dando leche, esto lo podrás notar directamente sobre las ubres. La insuficiencia de leche puede impedir el correcto desarrollo del potrillo y si esto sucede tendrías que hacer un destete anticipado, para esto existen suplementos de leche en polvo, ricos en vitaminas, proteínas y minerales que se los podrás subministrar al potro con biberones especiales. Si esto sucede no te apures, todo tiene sus recompensas así formarás un buen vínculo con el potro.

5.-No es recomendable suministrar granos o concentrados a los potros menores de dos años, ya que estos son ricos en almidones y muy a menudo debilitan tendones y desarrollan obesidad.

6.- Mantén agua limpia y fresca a libre acceso para la yegua madre y la cría.

7.-Coloca una piedra mineral especial para yeguas gestantes o lactantes. Los minerales para este tipo de yeguas son los mismos que requiere un potro menor a dos años.

8.-Si está en tus posibilidades, déjalos en un potrero grande para que desarrolle correctamente el potro. Si permanece mucho tiempo en caballeriza puede afectar su desarrollo. Yo recomiendo que tanto la yegua madre como el potro estén las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en un lugar abierto con algo de sombra donde el potro pueda correr libremente para que se desarrolle debidamente y crezca mentalmente sano y equilibrado.

La desnutrición temprana del potro suele ser sutil y en ocasiones difícil de detectar por lo que te recomiendo hacer evaluaciones periódicas cada 4 días por prevención.

NOTA: Pon mucho cuidado en cualquier síntoma de sobrealimentación: La inflamación de las articulaciones y de la parte baja de las patas suele ser un síntoma claro de obesidad.

Entender las necesidades nutricionales de los potros y el adecuado registro de ganancia de peso y alzada te ayudará a prevenir problemas y a detectar detalles que podrían pasar desapercibidos.

Si notas algún problema busca el consejo inmediato de un nutriólogo equino.

Por: Pablo Rojas.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma