Antinatural.

FERIAS DEPORTES Y CONCURSOS

Lo mejor para que nuestros caballos tengan una vida más natural sería que las asociaciones deportivas, exhibición, y morfología cambiaran algunas exigencias.

Actualmente:

  • La gente no se atreve a soltar a sus caballos en el campo, por miedo a que reciban alguna patada o heridas que pudieran bajar su calificación.
  • Los caballos que se presentan a concursos morfológicos deben llevar la crin entresacada y los pelos de la cara (vibrisas) totalmente afeitados si pretenden calificar.
  • Algunas disciplinas exigen el uso de embocaduras, riendas, bajadores etc… determinados y prohíbe otras alternativas que serían más “naturales”.
  • Los propietarios temen que sus caballos formen un pelaje largo y espeso, así que para evitarlo lo cepillan con rasquetas de lámina para tirar el pelo y le ponen mantas todo el año.
  • Los propietarios no dejan que pasten libremente porque forman vientre abultado, lo cual repercute en una descalificación segura.

Hay un sin fin de normas ABSURDAS, SIN BASES Y SIN CONOCIMIENTOS que las avalen. Un buen juez debería ser capaz de identificar a un buen caballo aun si éste tiene vibrisas o lleva las crines y cola largas, si está o no herrado, si tiene o no el vientre abultado.

Y en el ámbito deportivo, las competencias de endurance, las carreras de caballos, los famosos aires de elevación, salto, reining, charrería, jineteadas, doma vaquera española, polo, rejoneo, etc… Sólo les haré esta pregunta:

¿Cuantos caballos más tienen que sufrir o morir para que escriban y aprueben un reglamento más piadoso, razonable y con más conocimientos que los protejan?

Las sociedades e instituciones equinas y deportivas tienen el poder suficiente para cambiar este tipo de normas y mejorar el bienestar de nuestros caballos.

NOTA: Cabe mencionar que no quiero generalizar, sé que hay muchas personas que hacen alguna disciplina ecuestre y cuidan perfectamente a sus caballos. Los textos aquí presentados son casos que van en contra de la naturaleza del caballo, sin embargo hay algunos (MUY POCOS) que se deben tomar en cuenta para el bienestar del caballo estabulado.

1. El caballo es gregario, es decir vive en manada, no tiene relación con las personas y en la naturaleza camina entre 40 y 60 Km por día.

El hombre lo aparta y lo obliga al encierro solitario, privándolo del ejercicio que requiere, si bien le va lo pone en un corral junto a unas cuantas vacas o chivas y lo somete para domarlo.

Si está en tus posibilidades no tengas un solo caballo, por lo menos ten dos, deja que se relacionen entre si, que se ejerciten y no uses la violencia con tu caballo.

2. El caballo en la naturaleza ingiere una gran variedad de pastos de bajo porcentaje calórico y proteínico, prácticamente entre 16 y 18 horas de su día.

El hombre lo limita a darle sólo dos comidas al día, reduciendo su tiempo de alimentación a 2 horas al día. Sin una variedad a escoger y casi siempre con forraje especial para ganado de engorda (pastos, alfalfa, avena, cebada etc…) y en ocasiones concentrados altamente calóricos, aunado a la falta de ejercicio causa trastornos digestivos (cólicos) y puede llegar a ocasionar la muerte.

3. El caballo generalmente busca su alimento en el suelo.

El hombre le pone comederos a 1.50m del piso o en ocasiones más altos, esto puede traer como resultado una modificación de mordida.

4. El caballo pasta en extensas praderas.

El hombre no lo deja pastar en el campo por miedo a que haga vientre abultado, ya que si es así lo descalifican en concursos de morfología.

5. El caballo en la naturaleza trata de buscar agua fresca, limpia y corriente.

El hombre le pone agua en un contenedor y pocas veces se lo lavan, a final de cuentas agua estancada. Si bien le va le ponen un tomadero automático el cual ayuda a tener agua fresca, pero no lo recomiendo, pues en estos no te percatas de qué tanta agua tomó el caballo y en caso que se requiera la visita de un veterinario por cualquier alteración en la salud del caballo, la información de saber cuánta agua tomó será de vital importancia.

6. El caballo al ser un animal de presa, necesita ver su entorno para no ser atacado ya sea por algún depredador natural o el humano.

El hombre lo encierra en una caballeriza donde no puede ver su entorno y pierde total comunicación con sus congéneres y si bien le va es de 4m x 4m.

7. En la naturaleza del caballo no está el cargar (has visto a un caballo salvaje cargando algo…?).

El hombre lo usa como animal de carga y casi siempre sin una preparación física para que se adapte a este nuevo requerimiento.

8. Por su naturaleza (presa) e instinto, no permite que un depredador (hombre) se le suba al lomo.

El hombre se le sube pretendiendo que el caballo lo acepte naturalmente, lo somete a golpes y en ocasiones el hombre pasa largas jornadas de trabajo sobre su lomo sin descanso.

9. El caballo hace frente a las inclemencias del tiempo, frío, calor, sol, lluvia o granizo, protegiéndose bajo los árboles, matorrales o cañadas.

El hombre lo protege en un establo o caballeriza donde para el raciocinio del caballo es más peligroso pues no se da cuenta de su entorno.

10. Al caballo le crece el pelo para protegerse en invierno.

El hombre no deja que le crezca el pelo y le pone una manta para el frío, cuando él a base de su digestión se climatiza inclusive en fríos extremos.

11. El caballo crea sus propios aceites naturales que le sirven como impermeabilizante para que no le entre el agua y el frío hasta la piel.

El hombre lo baña con shampoo, resecándole, quitándole los aceites naturales y probablemente provocándole alguna irritación.

12. El caballo se refugia del sol excesivo bajo la sombra de un árbol.

El hombre en ocasiones lo obliga a estar en un potrero sin sombra alguna por varios días.

13. El caballo necesita del sol varias horas al día para asimilar las vitaminas.

El hombre lo pone bajo sombra la mayor parte del día.

Esto no quiere decir que lo tengamos al rayo del sol en verano.

14. El caballo en estado natural recorre entre 40 y 60 kilómetros diariamente.

El hombre lo deja en su caballeriza o lo amarra a un árbol casi todo el día impidiéndole hacer el ejercicio que necesita para mejorar su circulación.

15.  El caballo se desgasta los cascos mientras camina, trota o galopa en las praderas.

El hombre en ocasiones no les da el mantenimiento correcto, propiciando el casco levantado (de duende), quebrantamientos, aplomos incorrectos, o infecciones irreversibles.

16. El caballo se adapta al suelo de su entorno.

El hombre le pone herraduras y en ocasiones mal puestas o sin mantenimiento, ocasionándole malos aplomos. Las herraduras le impiden sentir donde está pisando.

17. El caballo tiene pelos en la nariz, pestañas, cejas (vibrisas), que le sirven como censores táctiles.

El hombre se los arranca para que se vea mejor el caballo.

18. El caballo tiene pelos dentro del oído que lo protegen de cualquier agresión al sistema auditivo, estos impiden la entrada a insectos, polvo, agua, etc…

El hombre le corta estos pelos “por estética”.

19. El caballo está dotado por crines y una larga cola para protegerse de las inclemencias del tiempo así como de insectos y pelos en las partes posteriores de las cuartillas para que drene el agua y no se mojen las ranillas.

El hombre se las corta o entresaca por “estética”, o por culpa de deportes absurdos que han heredado esta costumbre”.

20. El caballo tiene el sentido del tacto muy desarrollado, a tal grado que siente la ligereza de una mosca.

El hombre usa espuelas o acicates para que el caballo sienta las ordenes.

Y créeme la lista puede continuar…

Si en verdad eres un apasionado(a) de los caballos;

CUÍDALOS, RESPÉTALOS, QUIÉRELOS Y PROTÉGELOS…

Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactarme. Será un placer conocerte y sé que tu caballo te lo agradecerá.

Saludos.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma