Caballos con falta de apetito.

Un caballo con falta de apetito, empeorará su estado físico por la disminución de nutrientes, bajará su rendimiento y su recuperación al ejercicio será tardía o nula.

La falta de apetito es muy común sobre todo en caballos en proceso de recuperación por alguna dolencia u operación.

Si esto pasa el animal retardará su recuperación y puede ocasionar otro tipo de problemas más graves, incluso la muerte.

También puede presentarse si tu animal se encuentra en zona roja baja, conocida como síndrome de inutilidad aprendida o indefensión aprendida, que se presenta en algunos caballos que fueron victimas de abuso brutal o se encuentran deprimidos.

En este boletín te compartimos 20 puntos para tomar en cuenta:

  1. Antes que nada cerciórate que el alimento esté en perfecto estado, libre de hongos, insectos y humedad.
  2. En ocasiones las vitaminas que le ofrecemos a nuestro caballo tienen sabores fuertes y desagradables. Comprueba que a tu caballo le gusta el suplemento vitamínico que elegiste y RECUERDA QUE NO TODOS LOS CABALLOS NECESITAN VITAMINAS.
  3. Comprueba que los comederos estén perfectamente limpios y de preferencia utiliza un POCO de cloro para lavarlos.
  4. Cerciórate que el animal tenga agua fresca y limpia 24 hrs al día.
  5. Verifica que tenga los minerales esenciales diariamente.
  6. Cerciórate que tu caballo esté desparasitado correctamente.
  7. Cerciórate que tu caballo tenga perfectamente alineada su mordida y no tenga picos o estrellas molares que le lastimen al comer.
  8. Trata que la mayoría de su ingesta sea en forraje, por lo menos el 80% de su dieta.
  9. En caballos convalecientes puedes usar melazas y azucares procesados o si gustas puedes ofrecerle manzana, zanahoria, pera, elote fresco, plátano, cerezas o betabel en pequeñas cantidades, es importante que el caballo haya aprendido a comer estas golosinas ya que no a todos los caballos les gustan. Esto ayudará a mejorar el ánimo de un caballo convaleciente y lo puede motivar a comer. Igualmente lo puedes combinar con el concentrado en pequeñas cantidades. No es recomendable continuar con melazas y azúcares una vez que el caballo se haya recuperado ya que combinadas con el PH de la saliva del caballo puede ocasionar el habiente propicio para desarrollar bacterias y ocasionar caries dolorosas.
  10. Varia su dieta, en ocasiones darle algo diferente en su estado de convalecencia puede motivarlo a comer. Ejemplo: si le dabas pastura, ahora dale alfalfa o avena, y si le dabas un concentrado sin melaza, ahora dale uno con melaza, recuerda siempre ser muy gradual al cambiar de alimento y que por lo menos el 80% sea forraje y así evitarás el cólico.
  11. Si la yegua está lactando, ofrécele alfalfa o avena en un 30% más sobre su ingesta diaria.
  12. Puedes ofrecer varias pequeñas ingestas durante el día, cada hora y media y así el aprovechamiento nutricional será mejor.
  13. Puedes remojar la pastura antes de dársela (30 minutos de remojo) y cerciórate de retirarla a tiempo en caso de que no se la coma completamente.
  14. Si tu MVZ de confianza te lo permite, dale semilibertad en un potrero o corral grande y de preferencia que esté con uno o tres caballos o yeguas de temperamento tranquilo.
  15. Comprueba con tu MVZ de confianza que tu caballo no tenga úlceras gástricas o alguna otra incapacidad digestiva o renal. En caso de tener un problema en el área del vientre, el animal recogerá el abdomen y  tendrá ollares hundidos. En este caso será necesario solucionar la causa del dolor y posteriormente la falta de apetito.
  16. Si tu caballo estuvo convaleciente con una dieta baja en carbohidratos y ya está saliendo de su recuperación, haz el cambio gradual hacia la alimentación que acostumbraba antes.
  17. Otra causa es que el jinete le pase los nervios al caballo por una competencia próxima o el caballo simplemente se estresa con anticipación por el manejo, viaje y ajetreo de una competencia. En este caso es importante brindarle seguridad a nuestro animal con un transportista profesional, en remolques adecuados y tratar de que sufran el menor estrés posible, recuerda que a ellos no les gusta estar en el remolque, así que mientras menos tiempo pase en el remolque será mejor para él. Caballos que presenten este nerviosismo de competencia, se recomienda incrementar su ingesta unas dos semanas antes de la competencia para que aumente algo de peso y que el día de la competencia estén en su peso óptimo y suministrarle forraje remojado o forraje fresco.
  18. En animales recién destetados que pierden el apetito por estar lejos de su madre, se recomienda introducirlos al destete con otro potro recién destetado.
  19. En caballos convalecientes puedes alimentarlo a mano, en ocasiones el sentir el apoyo de su jinete o manejador puede ayudar a que ingiera alimentos.
  20. En casos extremos puedes inyectarle vitamina B para estimular el apetito y para que el ayuda en el aprovechamiento de los pocos nutrientes que ingiera.

Esperemos que estos consejos te sirva.

Saludos.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma