Concentrados

En un principio los concentrados se desarrollaron para hacer más práctica y eficiente la nutrición de un caballo, así como para reducir el costo monetario de alimentación.

Sin embargo hay una gran cantidad de concentrados para elegir en el mercado y no se trata de ver cual es el mejor o peor, si no de cual es el que le va a nutrir mejor a tu caballo dependiendo su edad, disciplina o condición.

Si bien en situaciones normales el forraje basta para proveer la energía y proteína necesaria para el buen funcionamiento del caballo, a veces, en la gran mayoría de los caballos estabulados, el animal no puede comerlos en las cantidades necesarias que satisfagan las necesidades impuestas por el ejercicio que realiza, la gestación, lactancia o crecimiento.

En tales casos hay que proporcionárselos mediante un alimento concentrado, estos son un alimento “completo” para cumplir las necesidades básicas en una dieta equilibrada del animal ya que en ellos se mezclan diversos alimentos que proveen un valor nutritivo constante. Es imprescindible suministrar algún forraje con los concentrados para su mejor aprovechamiento.

Existen concentrados que sirven para trabajo moderado y otros para donde hay poco forraje o nulo. hace algunos años se diseñaron los multipartículas que sirven para trabajos de alto desempeño y por último los suplementos que sirven para algo en especifico, como mayor energía o fuerza, más leche, etc.

En general los concentrados dan la energía requerida y son fáciles de suministrar, normalmente después de la pastura, pero hay algunos que pueden llegar a alterar el carácter del caballo; para que esto no suceda pregunta por alimentos de energía fría.

Toma en cuenta la edad, peso, modo de vida y actividad realizada por el caballo para elegir el concentrado adecuado según el porcentaje energético y proteínico.
Antes de usarse, es importante oler el alimento (pastura o concentrado), que huela fresco y que no tenga cambios de color. Si tiene melaza, hay que tener mayor aseo y precaución ya que ésta guarda la humedad, atrae insectos y el exceso puede producir cólicos.

Hoy en día hay muchos y muy buenos concentrados y no siempre el que tenga más porcentaje de proteína es el mejor para tu caballo; en ocasiones, según el estilo de vida del caballo podemos requerir lo contrario, y sólo con nutrientes equilibrados será necesario. Te recomiendo que consultes con un experto o bien en alguna de las casas productoras de este tipo de alimento y ellos te podrán asesorar mejor.

Es importante comentarte que todos los granos que suministramos al animal pueden debilitar tendones y ligamentos, por tal motivo es de suma importancia darlos en las cantidades correctas.

NOTA: Proporciona el concentrado de acuerdo a la cantidad que se requiera en base al peso y no al volumen ya que los concentrados tienen diferentes densidades y una misma medida puede variar entre un alimento y otro. Ten en cuenta que después de 4 ó 6 meses, algunas vitaminas en el concentrado empezarán a perder su eficacia, aun si los costales hayan estado cerrados. Te recomiendo no traer el alimento de lugares lejanos ya que si un día te llegase a faltar le darás a tu caballo el alimento que compres en la forrajera más cercana y ese cambio repentino puede dañar a tu caballo, recuerda que los cambios en la alimentación son GRADUALES.

Saludos.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma