El agua

El caballo es un animal que constantemente por la dieta que lleva tiene que estar tomando agua, por lo general toman entre 40 y 60 litros al día, pero hay caballos según su complexión, estado del tiempo, ejercicio etc. que pueden tomar más o menos dependiendo el caso. Las yeguas cargadas (encinta) y las que se encuentran en periodo de lactancia, beben con mayor frecuencia y cantidad que el resto de los caballos.

El agua es fundamental para el caballo ya que supone un 60% a 75% de su peso corporal y además la utiliza para la transportación de los nutrientes, para la termorregulación, para el metabolismo en general y para la sana excreción de los desechos.

En lo personal te recomiendo cualquier recipiente con capacidad mayor a 40 litros MEDIBLES y estar al pendiente por lo menos dos veces al día del vital líquido. Es necesario que cada día se le lave y llene nuevamente su recipiente de agua, para que SIEMPRE esté tomando agua limpia, fresca y entre los 10 y 15 ºC aproximadamente,  a caballos estabulados no es recomendable darles agua por debajo de este rango (a menos que sea necesario) porque PUDIERA llegar a producir cólicos y en caso de yeguas preñadas, puede ocasionar la muerte del feto.

El abrevadero deberá tener una altura aproximada de un metro o poco más dependiendo la alzada del animal; esto le ayudará a que no la ensucien o la tiren.

Si viajas con el caballo, tienes que tener mucho cuidado de que esté hidratado, y si hace mucho calor, por lo menos cada dos horas observarlo y si se requiere ofrecerle pequeñas cantidades de agua.

Como se ha dicho anteriormente, cada día el caballo necesita beber agua en abundancia y lo hace con gusto pero en ocasiones podemos llegar a observar conductas extrañas en algunos animales como el negarse a beber o bien beber cantidades exageradas.

Si tu caballo se niega a beber, será preciso que analices lo que sucede.

• Revisa el agua: Si ésta huele mal o tiene un sabor extraño, el animal instintivamente se negará a beber.
• En caso de que el caballo mantenga la cabeza en el abrevadero pero no beba, debes comprobar que no haya obstrucción en el tubo digestivo (lo que le impide tragar el agua), inmediatamente consulta a tu médico veterinario de confianza.
• Ten cuidado con la deshidratación: Un caballo que se encuentra en un estado avanzado de deshidratación se rehusará a beber agua (Consulta Salud).
• En caso de que el problema sea lo contrario y que el caballo beba cantidades exageradas en un solo día (algunos ejemplares han llegado a beber más de 100 litros), revisa lo siguiente:
El animal puede sufrir alguna enfermedad (resfriado, cólico…) que le haga transpirar abundantemente, por lo que necesita beber más de lo habitual.
• Beber grandes cantidades también puede ser un síntoma claro de aburrimiento, te recomiendo darle más forraje en 4 tiempos (Consultar Alimentación).

Los beneficios del agua:

El agua limpia y fresca entre 10 y 15 ºC es una auténtica fuente de salud, sus beneficios son muchos y muy importantes para el funcionamiento adecuado del organismo del caballo.

• Ayuda a la formación del bolo alimenticio.
• Facilita el tránsito digestivo.
• Disuelve los elementos nutritivos y los transporta por el organismo.
• Drena los residuos del metabolismo.
• Permite la regulación de la temperatura interna a través de la transpiración.
• Elimina las toxinas (a través de la orina).
• Sacia la sed.
• Humedece boca y faringe.

NOTA: Es importante que NO dispongas de un tomadero automático pues en estos no te percatas de qué tanta agua tomó el caballo y en caso que se requiera la visita de un veterinario por cualquier alteración en la salud del caballo, la información de saber cuánta agua tomó será de vital importancia.

Debes tener especial cuidado cuando el caballo tenga mucha sed. Cuando es así, tenderá a “lanzarse” al agua y beberá una gran cantidad de golpe; Esto NO es recomendable (y mucho menos si es agua fría) puesto que puede llegar a generar cólicos.

Para frenar esa ingesta de agua, sólo haz que tome un par de tragos, no más, tras conseguirlo, hazlo caminar alrededor de 5 minutos, para que después lo dejes beber otro par de tragos y volverlo a caminar por otros 5 minutos y por último dale de beber lo que necesita.

NUNCA dejes que beba agua un caballo que acaba de realizar un fuerte trabajo, ya que tanto la circulación de la sangre, como las secreciones se alteran e incluso se pueden llegar a producir inflamaciones mortales en las vísceras.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma