Forraje

El forraje aporta la fibra necesaria que se supone debe ser la mayor parte del volumen de la dieta del caballo. Su calidad dependerá como es lógico de la calidad de forraje que tengas en tu zona, el cual debe ser vigilado para que mantenga durante todo el año los mismos valores nutricionales para el animal. Pero como siempre lo he dicho, vale más la pena pastos con bajo valor nutricional SIN LIMITE, que pastos con buen valor nutricional sean o no controlados.

El forraje debe ser del 80 al 100 % de la dieta.

Hay dos tipos de forraje, según el momento de la cosecha. El primero del año, tiene un valor nutricional mayor al de la segunda cosecha. El caballo puede tomar cuanta pastura desee. Normalmente lo hace para evitar el aburrimiento, pero siempre debe ser de buena calidad, es decir que no tenga humedad, hongos, polvo o tierra en exceso, el valor nutricional es importante pero no básico.

NOTA: Para caballos con problemas respiratorios es aconsejable humedecer el forraje antes de la ingesta.

Las hierbas del campo suministran algunos de los minerales necesarios para su dieta. El caballo utiliza sus labios flexibles y vibrisas para seleccionar la hierba que más le gusta. Los caballos que suelen alimentarse con hierba del campo tienen el vientre más abultado, a diferencia de los caballos de carreras o de exhibición que se les restringe esta práctica.

Yo recomiendo que si tienes espacio para tener a tu caballo en libertad lo hagas, de esta manera el caballo irá tomando el forraje que requiere aun con el cambio que éste vaya teniendo conforme transcurre el año. Si notas que le hace falta más forraje o concentrado se lo proporcionas a diario.

Mantenlo en libertad; de esta manera tendrás un caballo más sano mentalmente, pues a estos no les gusta estar encerrados. Verás que tu caballo tendrá un cambio anímico considerable.

Pasturas con fibra o alto grado de proteína:

Existen forrajes con mayor fibra como es la cebada, la avena y otras con mayor índice proteínico como es la alfalfa que la podemos encontrar fresca o achicalada (seca). Te recomiendo si vas a subministrar este tipo de forraje lo combines con algún pasto para disminuirle el contenido proteico ya que en exceso puede perjudicar la salud del caballo.

NOTA: Cualquiera que sea la pastura es recomendable sentirla y olerla antes de suministrarla pues NO DEBE estar caliente, humeda, tener hongos o polvo en exceso.

Nunca le des al caballo forraje viejo o con moho, ya que además de perder la mayoría de sus nutrientes, podría perjudicarle su sistema respiratorio o peor aún digestivo.

Además deja transcurrir el tiempo suficiente para que se seque el forraje en caso de que sea seco o bien que se enfríe en caso de estar fresco, y MUY IMPORTANTE que haya cumplido el ciclo de germinación.

Un forraje que no cumpla este periodo puede resultar indigesto o incluso provocar cólicos al caballo.

La avena y la alfalfa son un alimento muy nutritivo y fácil de digerir, especialmente si se combina con pastura. Contribuye a mantener al caballo en buena forma y con energía, por lo que es recomendable para los caballos que tienen que dar un buen rendimiento durante largos periodos de tiempo.

Es ampliamente recomendable si se combina con pastura para yeguas gestantes, recién paridas y potros, ya que aporta cobre y calcio. Igualmente es recomendable para caballos que no tienen mucho tiempo para comer o bien trabajan prácticamente todo el día, sin alimento y agua (IMPERDONABLE).

El salvado o pajilla de salvado en pequeña dosis mejora la digestión, pero puede generar trastornos respiratorios y en exceso perjudica la digestión del caballo con diarrea o estreñimiento, si lo vas a subministrar te recomiendo que no supere el cuarto de la dieta total y humedécelo antes para que el polvo no sea respirado por el caballo.

En lo personal no lo recomiendo, únicamente con buena cantidad de forraje será suficiente.

Toda pastura debe ser almacenada bajo techo, a la sombra, y en alto, es decir, encima de tarimas y con buena ventilación.

NOTA: Un caballo aproximadamente debe comer alrededor de 1 paca chica de pastura al día. Sí los caballos que viven en caballerizas comen demasiada comida seca, sí no tienen agua suficiente o sí están faltos de ejercicios, su evacuación intestinal se puede retrasar, lo que da un mayor margen de tiempo para que el fluido intestinal se absorba, esto hace que los excrementos sean más duros y puedan producir estreñimiento.

Por lo tanto, es importante que los caballos que no vayan a salir de sus caballerizas o que no puedan hacer ejercicio debido a alguna enfermedad, coman alimentos laxantes como pastura de bajo contenido energético o el salvado remojado en la cantidad antes mencionada.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma