Mantenimiento de cascos y herraje.

Esta parte es fundamental para el buen desempeño de nuestro caballo, por eso es de vital importancia una alimentación equilibrada, lo cual favorece al estado del casco. Por otro lado un correcto mantenimiento de casco y un buen herraje  con regularidad es indispensable para evitar problemas.

Se dice que el herraje es un mal necesario, habrá personas que te digan que es muy importante tenerlo herrado y habrá otras personas que compartan conmigo lo contrario ya que en mi muy personal opinión, sí respetas y le das el mantenimiento de los cascos a tu caballo en los tiempos correctos lo podrás montar y trabajar sin herraduras, ya que el casco está diseñado para ser un amortiguador natural, el casco y la rana o ranilla se contraen y expanden según el peso del caballo y las condiciones del terreno (aún en los terrenos más agresivos). Las herraduras le quitan ese efecto de amortiguador y transfiere el impacto a las articulaciones del animal, así mismo empeora la circulación sanguínea ocasionando un mayor esfuerzo por parte del corazón lo que acorta la vida del caballo.

Además la mayoría de los herrajes almacenan entre la herradura y el casco un gran banco de bacterias las cuales pueden entrar al organismo del caballo ocasionando serios daños. Por eso en el caso de tener caballos herrados es de SUMA IMPORTANCIA darles limpieza a diario para minimizar el riesgo, además de tenerlos sobre camas limpias.

Al quitarle el herraje al caballo aumenta significativamente la circulación de sangre y al tener mayor flujo sanguíneo en el casco tendremos cascos más sanos. Pero no es tan sencillo como se los platico, no se trata solamente de quitar las herraduras y a ver que sucede, hay que darle el mantenimiento correcto al casco, dejarlo crecer y recortar, cuidando los aplomos y respetando la rana o ranilla que le servirá como amortiguador, te recomiendo algún lubricante y no está de más alguna vitamina en caso que tu caballo lo requiera.

Cabe mencionar que la forma o recorte del casco también debe de ir en función a la disciplina que ejerza en animal. Por ejemplo un caballo que haga alta escuela necesitará más talones para que ayude a su elevación, por el contrario un caballo de carreras, necesita menos talón para optimizar tiempos (todo en base a los estándares óptimos sin comprometer la salud del animal).

NOTA: Consulta a tu médico veterinario.

El hecho es que si tu caballo desempeña algún trabajo PESADO ya sea en terreno suave o duro éste debe estar herrado debido a que el desgaste es más rápido que el crecimiento y a menudo disparejo, con el herraje creamos un nuevo problema; ya que ahora el crecimiento será mayor que el desgaste.

Pero si el caballo lo tienes en reposo estabulado o en libertad, la mayoría de las veces estos podrán estar sin herraduras porque por lo general gastan el casco al mismo ritmo en que va creciendo, lógico que la topografía del terreno juega un gran papel para el casco, te recomiendo darle un mantenimiento de cascos cada 6 semanas aproximadamente al que está en reposo y cada 3 meses aproximadamente al que está en libertad, pero una revisión de limpieza de preferencia diario (en caso contrario una vez por semana), SIEMPRE será necesaria sobretodo para quitar piedras o suciedad en las lagunas de la ranilla. Algunos caballos podrán cojear en los primeros días, pero sí los tienes en reposo no pasa nada, el caballo mandará sangre rápidamente al casco y en pocos días encontrará el balance entre firmeza y elasticidad y pronto dejará e cojear. La mayoría de las veces los caballos en libertad no necesitan de ungüentos ni nada por el estilo, con el mantenimiento de cascos (recorte, limpieza y aplomos) basta.

Por otro lado el caballo estabulado, está en un ambiente antinautral y nuestro deber es suministrarle los cuidados que requiere para su bienestar y para evitar problemas futuros.

La mayoría de las veces el caballo sale de su caballeriza y trabaja sobre superficies de arena o tierra las cuales son sumamente agresivas para la capa exterior del casco. Posteriormente bañamos al animal donde obligatoriamente se le mojan los cascos, lo cual los reseca ya que no es lo mismo mojar que hidratar.

Por último entran de nuevo a su caballeriza, donde en el mejor de los casos entran a una cama de aserrín limpia. El principal objetivo del aserrín es absorber humedad  y al estar los cascos en contacto con el aserrín, éstos se suelen resecar demasiado. Estos cambios entre humedad y resequedad  son muy malos para los cascos y ocasionan cascos quebradizos, secos o en el peor de los casos sin compostura, lo que ocasiona que el animal no pueda tener un rendimiento adecuado.

Toda perdida de humedad se puede corregir con ungüentos que cubren la pared del casco, éstos tapan agujeros de clavos viejos o pequeñas grietas donde puede perderse la humedad natural del caso. La recomendación que dan los expertos es que este tipo de productos se usen una vez por semana.

Consulta con un especialista la utilización de estos artículos y estudia muy bien los componentes del producto ya que también hay otros que se pueden usar a diario.

En ocasiones recomiendan biotina ingerida ésta ayuda a la formación de queratina, la cual aporta grandes beneficios a la salud del casco, pero con una buena dieta equilibrada, minerales, más un buen mantenimiento de cascos y herraje no tendrás problema.

Nota: Hay personas que utilizan el aceite quemado, éste es sumamente dañino y altamente corrosivo para la pared y corona del casco.

Lo cierto es que si el caballo está acostumbrado a vivir sin herraje y no afloja mientras se trabaja, pueden seguir igual, pero es IMPORTANTE que observes el caminado de tu caballo y si ves un caminado anormal, toma en cuenta el herraje y de esta manera trabajará mejor.

Los herrajes deben tener una revisión de limpieza a diario y de mantenimiento puede ser periódica (por lo menos cada 3 ó 6 semanas aproximadamente) para que el crecimiento del casco no sea diferente a como lo sería en libertad. Una buena recortada nos puede ayudar a corregir aplomos o defectos que el caballo tenga o bien darle bienestar a los cascos de un caballo que no están preparados para ciertos trabajos.

El tiempo para el mantenimiento de cascos es de vital importancia ya que el crecimiento influye en la estructura ósea de sus extremidades y por consiguiente de sus movimientos.

Cada caballo se debe tratar por separado, ya que el crecimiento de casco entre uno y otro puede variar, habrá caballos que necesiten una lijada (escofinada) sin recorte a las 3 semanas y habrá otros que los necesiten a las 6 semanas, por esta razón debes tener especial cuidado por separado.

La herradura debe de ser del número correcto y de acuerdo a la necesidad o trabajo que desempeñe el caballo y debe de quedar perfectamente puesta al tamaño del casco, es decir que no se salga hacia ningún lado y menos hacia adentro porque puede lastimar el anterior contrario del caballo.

NOTA: La herradura debe hacerse al tamaño del casco y no al revés.

Es importante que le pongas a los cascos del caballo, algún tipo de lubricante para evitar cuarteaduras o quebrantamiento. Un casco muy blando o un casco muy duro puede generar problemas.
Lo que se debe buscar en un casco es firmeza con elasticidad para que absorba las inclemencias de la tipografía.

La parte más importante del animal son las extremidades, es importante que se limpien los cascos por lo menos 1 vez al día y después de hacer ejercicio con él, así como mantenerle una cama limpia y sin humedad; esto evitará infecciones y prevendrá ranillas blandas, agua dura o algún objeto enterrado que puede complicar la salud del caballo.

El mantenimiento para potros es SIN HERRAJE y es de vital importancia ya que este previene problemas de conformación, el tiempo para este tipo de mantenimiento en algunos casos es desde el primer mes de nacido pero por lo general a los 4 meses ya se les puede ir dando forma y ÚNICAMENTE se hace con el atacador para limpiar el casco y la escofina para lijarlo, te recomiendo un lubricante posterior al mantenimiento, así como desensibilizarlo desde el primer día de nacido, es decir que se deje levantar las extremidades y que las sostenga por unos segundos, de lo contrario , será muy estresante para tu potrillo. Cuando lo hagas trata de hacerlo lo más rápido posible, sin lastimarlo y sin estrés para el potro.

NOTA: Te recomiendo consultar a un experto para este tipo de trabajo, un mal herraje o mal mantenimiento puede dañar seriamente a tu caballo o potro.

Muchos problemas de cascos se deben a la intervención de inexpertos que te ahorraron unos pesos en su tiempo, pero te harán gastar miles en un futuro.

Saludos.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma