Reglas básicas.

Aquí te presentamos las reglas básicas para aumentar la seguridad al estar en contacto con los caballos, asegúrate que los niños y adultos las sigan:

1.    Aproximación: Al acercarte para atrapar a tu caballo siempre háblale para que él sepa que te aproximas y no lo tomes desprevenido; esto evitará que se asuste y tenga una reacción peligrosa.

Te recomiendo acercarte a él de lado o de frente (NUNCA POR DETRÁS), así evitarás su punto ciego. Una vez que estés con él, empieza por acariciarle el hombro, el cuello y posteriormente puedes ponerle la cabezada.

NOTA: Muévete con movimientos suaves, sin gritar y sin objetos que puedan ser una amenaza (paraguas, pelotas, bolsas). Todo va en relación a insensibilizar al caballo. En algún momento lo podrás hacer sin problema. Consulta con un profesional.

2.    Corrales:
Cuando entres a un corral con varios caballos, ten especial cuidado ya que éstos te pueden empujar, pisar o patear sin darse cuenta. NUNCA entres con alimento ya que los puedes atraer y ellos pueden competir entre sí poniéndote en medio de la batalla.

3.    Guía:
Tanto los almartigones como las jáquimas los debes tener sujetos al ronzal, cuerda o guía, por medio de un nudo o mosquetón. NUNCA uses las famosas grapas de agarre, cadenillas, ni mucho menos alambres ya que éstos te pueden ocasionar un serio daño en la mano en caso de que tu caballo tenga una sacada repentina.

NUNCA amarres, ni enrolles una cuerda a NINGUNA parte de tu cuerpo. Lo mejor es siempre enrollar la cuerda ampliamente y tomarla con la mano.

4.    Zona de protección:
Lo mejor mientras preparas a tu caballo para trabajarlo o mientras lo trabajas pie a tierra es estar a la altura del hombro, esto te prevendrá de manotazos y patadas.

Cuando estés trabajando en la parte baja del caballo, NUNCA te hinques o sientes en el suelo. Siempre colócate en posición (cuclillas) para moverte con rapidez en caso de ser necesario.

Mientras lo estés aseando, muévete con movimientos suaves y si vas a caminar por detrás del caballo, hazlo lo suficientemente lejos para prevenir una patada.

Siempre mantén una mano sobre el cachete, última costilla o anca del caballo por si te quiere morder, patear o pisar, de esta manera tu brazo servirá como seguro para alejarte de él.

5.    Ensillar:
Siempre debes de estar en tu zona de seguridad junto al hombro del caballo. Cuando ensilles, empieza por cepillar al caballo; posteriormente colócale la carona (mantilla o suadero), continúa con la montura (cuidado con los estribos, que no caigan de golpe), enseguida con el cincho, y finaliza con la cabezada con freno. Si usas pecho pretal o grupera lo puedes colocar al final.

Una vez ensillado deja que el caballo camine un poco para que afloje el tórax y se acomode la montura, verás que ahora la montura habrá quedado un poco floja, así que vuélvela a apretar. La idea es que te quepan cuatro dedos y que lo puedas separar un poco del caballo aproximadamente 2 cm.

Una carona, montura o cincho que pique, pellizque o jale el pelo, un freno oxidado o sucio pueden ocasionar reacciones indeseadas. Cerciórate que tu equipo sea el adecuado y tenga el mantenimiento correcto.

NOTA: Siempre supervisa a menores de edad.

6.    Monta:
NUNCA te vayas de cabalgata solo. Revisa que el caballo que montará un niño no esté sobrado (exceso de energía y falta de ejercicio) y sea de individualidad tranquila. Una vez corroborando esto, dale picadero al caballo en trote para que se relaje.

NUNCA te subas al caballo en un lugar con techos bajos o con poco espacio ya que puede reparar y te puedes pegar en el techo o también puedes caerte y el caballo puede pisarte o patearte.
Relájate antes de subirte al caballo, ya que él puede sentir tu estrés y puede ponerse nervioso.

7.    Equipo de seguridad:
SIEMPRE monta con botas de monta o vaqueras, esto evitará que te quedes enganchado en el estribo, en caso que te caigas, siempre monta con casco.
También existen chalecos de seguridad, lo cual es altamente recomendable si son tus primeras montas.

8.    Socialización:
No permitas que tu caballo socialice mientras lo tengas guiado o montado, es decir que no huela a otro caballo, que no se toquen la nariz mutuamente ya que esto puede ocasionar una pelea. Una vez terminando de montar, es muy recomendable que tu caballo socialice.


9.    Atarlo:
Al atar a un caballo lo debes hacer en un lugar firme, es decir que el caballo no lo pueda romper si se jalonea. El nudo debe estar a la altura de la cruz o más alto, nunca más abajo y cerciórate que el nudo no corra hacia abajo. El nudo que uses que sea especial para caballos, es decir que se suelte rápidamente en caso de emergencia, NUNCA metas los dedos al nudo mientras el caballo siga amarrado.

NOTA: NUNCA lo amarres de las riendas del freno o filete. Si lo vas a apersogar (amarrar a ras del piso), debes utilizar un nudo que logre girar para que el caballo no se enrede, y si es posible un destorcedor.  El caballo DEBE SABER de apersogue.

10.    Remolque: No obligues a tu caballo a entrar al remolque, he visto casos que llevan horas y un estrés enorme para subirlos (consulta con un profesional, verás que tu caballo te lo agradecerá). Una vez que entre el caballo al remolque, cierra la puerta y posteriormente átalo, trata de que las guías y nudos se puedan desatar por afuera. Para bajarlo del remolque, primero desátalo y luego abre la puerta.

NOTA:
Te recomiendo que consultes la sección de remolques.

11.    Premios:
Si estás iniciando con caballos, NO te recomiendo que les des premios ya que los caballos son muy glotones y pueden tornarse agresivos al momento de buscar alimento.

Si aun así les quieres dar premios, ofréceles pedazos no muy chicos de zanahorias, manzanas, elote, o alguna croqueta especial para caballos. Hay unas de sabor manzana que les encantan. Mantén el trozo de alimento sobre la palma de tu mano bien abierta, así evitarás pellizcos o mordidas. No te recomiendo terrones de azúcar ya que éstos crean caries.

12.    Precaución:
Cuando haya muchos niños, te recomiendo sacar un solo caballo y que los niños hagan fila para montar. Es imprescindible que haya más de un adulto para prevenir accidentes.

NUNCA dejes montar solo a un niño y menos cuando el niño no sepa, tampoco subas a un adulto que esté temeroso o nervioso.

13. NUNCA le tengas el 100% de confianza, sobretodo cuando se involucren terceras personas.

14. Respétalo, quiérelo y cuídalo.

15. Cuando tengas dudas pregunta…

16.    HAZLE CASO A TODAS LAS ANTERIORES.

Saludos.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma