Remolque.

Antes de adquirir un remolque de caballos debes hacerte varias preguntas, unas de carácter técnico, pues es muy importante que el remolque sea seguro tanto para el animal, como para la conducción. Algunos deben de traer un sistemas de frenado adecuado, buena estabilidad y que sea aerodinámico.

Es importante que si vas a comprar (o tienes) remolque lo pidas (o tengas) con los requerimientos de seguridad necesarios, principalmente la solidez del chasis y caja.

El chasis del remolque debe ser reforzado y soportar con facilidad el peso de tus caballos, así como las paredes que están por debajo de la cruz del animal, sin embargo trata que todo lo que está por encima de la cruz del animal sea lo más ligera posible siempre y cuando cumpla con las especificaciones de seguridad y resistencia. Así harás un remolque más estable y seguro.

Debes fijarte también en que los elementos interiores móviles, es decir separadores, comedero, etc, estén bien realizados (sin filos que lastimen), que no se muevan y hagan ruidos que asusten al animal. Deben ser de fácil manejo y seguros, si tu remolque tiene separadores, éstos deben tener la altura correcta para que en caso de que un caballo se caiga dentro del remolque la barra separadora no quede por encima de él ya que le puede ocasionar serios daños en el lomo de tu caballo.

Otra cuestión importante es el piso del remolque, debe ser resistente y estar bien aislado, normalmente le ponen madera de por lo menos 2 pulgadas y protegida con algún material anti derrapante e impermeable. Es importante que el agua u orines no deteriore la base del suelo, pues un remolque es un vehículo que suele comprarse para durar muchos años. Es necesario que le des el mantenimiento correcto al piso del remolque, por lo menos cada tres meses (aceitada) y por encima de la madera poner las carpetas de hule para que el caballo no se resbale.

Los remolques para caballos mas modernos y mejor acabados, llevan ventanas y estas se pueden orientar hasta en 5 posiciones. Recuerda que debe de existir una ventilación dentro del remolque, no sólo que el remolque esté ventilado, que circule el aire y que el aire caliente salga del remolque evitando así que suba la temperatura dentro de la caja, sino que la entrada de aire no vaya directamente a la cabeza del caballo, lo que provocaría problemas en sus ojos, irritaciones nasales, etc.

NOTA: Cuando hay entradas de aire frontales en un remolque de diseño tradicional, en algunos casos los vapores del tubo de escape del vehículo entran en el remolque.

Los mejores remolques llevan un sistema de suspensión independiente lo que permite un viaje estable y con toda la seguridad para nuestro caballo.

Es indispensable asegurarte de que los sistemas de frenado y amortiguación del remolque sean los correctos, según la capacidad de carga y que el remolque esté en los estándares de peso ya que remolques muy pesados, más el peso de los caballos son sumamente ineficientes.

Hay remolques en el mercado, sobre todo los de hace años, que no llevan sistema de frenado. Si bien estos se usaron por mucho tiempo, la tecnología nos a brindado la seguridad que se merecen nuestros caballos ya que el riesgo de un accidente es latente en todo momento, pero sobretodo las sensaciones para el caballo son terribles, las curvas, frenadas, aceleradas, son muy bruscas para nuestros caballos.

Es fundamental un sistema de frenado progresivo acompañado de una amortiguación adecuada, pues la combinación de estos elementos harán que el caballo sufra mucho menos estrés en cada frenada. La amortiguación es muy importante, pues dependerá de ella que el caballo reciba mayores o menores impactos cada vez que haya un bache. Debemos preocuparnos por hacer el viaje de nuestro caballo lo más confortable posible.

Hay remolques con puertas abatibles, corredizas, o de rampa, en esta ultima debes fijarte que se ligera y a la vez resistente, que tenga algún material antiderrapante para que no se produzcan resbalones del caballo a la hora de subir o bajar y debes insensibilizar al caballo con la rampa antes de tratar de subirlo, ya que la mayoría de los caballos se oponen a las rampas por ser algo nuevo, pero una vez que suban y se den cuenta que se utiliza menos esfuerzo y es menos peligroso ya no tendrás el problema de oposición. Otro de los accesorios de los que debe disponer un buen remolque es una barra de pecho delantera y otra barra de cola trasera que estén bien acolchadas y con la posibilidad de desplazamiento vertical para proteger al caballo de paradas repentinas y golpes que se pudiera ocasionar dentro del remolque (en el caso de viajar de frente). También es aconsejable que los remolques dispongan de cierres de acero con doble seguro como precaución.

Es importante que cuenten con sombra, luces de precaución intermitentes, ALTO, cuartos y direccionales, de preferencia sistema de frenado, cadena de seguridad hacia el tirón (en su caso), cadena de soporte trasero forrada para el caballo (en su caso), reflectores en sus 4 lados así como estampas reflectoras en sus 4 lados, luz en su interior con apagador independiente y llanta de refacción. Los colores puden ser varios, pero yo te recomeindo el color blanco que se logra ver a la distancia con facilidad. Y de las cosas más importantes a verificar es que no exista NINGÚN tipo de peligro al subir o bajar del remolque.

Los últimos estudios científicos demuestran que el caballo prefiere viajar o de lado o en el sentido contrario de la marcha. La mejor prueba es que un caballo si puede y tiene el espacio suficiente siempre se dará la vuelta y quedará o de lado o hacia atrás. Este estudio debería ser suficiente para buscar un remolque con estas características.

Y es lógico , pues así evitan el aire de frente que es sumamente molesto para ellos, obtienen mayor equilibrio y logran visualizar mejor el recorrido.

Es muy recomendable que el remolque sea lo suficientemente ancho como para que el caballo pueda girarse dentro y así bajar de frente y no marcha atrás, recuerda que uno de los puntos ciegos del caballo es exactamente atrás de él. Esto nos soluciona muchos problemas con caballos asustadizos o inexpertos. Que el caballo vea siempre hacia donde se dirige ya que lo tranquiliza mucho, aparte de que nos simplifica mucho las tareas de ayudar al caballo a entrar y salir del remolque.

Te recomiendo cargar gasolina con anterioridad y verificar niveles de aire en camión y remolque, aceite y que todas las luces estén funcionando. Igualmente ubica la ruta más corta a tu destino.

Siempre será más seguro un remolque de cuello de ganso que un remolque de tirón, todo depende de cuantos caballos moverás, aunque la seguridad la da el límite de velocidad NUNCA IR ARRIBA DE 80 KM X HORA (velocidad máxima en autopista federal) cuando vayas con caballos y frenar lo más suave posible, anticípate al frenado para que los caballos no sufran  movimientos bruscos en el remolque.

Es importante que SIEMPRE amarres a tus caballos dentro del remolque (inclusive con separaciones), pueden entrar con jáquima (o almartigón) y ronzal ( o guía), esto evitará que se muerdan o riñan entre si. Y si transportas potros menores a un año será mejor que los enseñes a estar apersogados en el exterior, súbelos y bájalos del remolque para que se familiaricen y una vez que sepan los podrás trasportar, de esta manera se estresarán menos y tu podrás estar más tranquilo.

No obligues a tu caballo a entrar al remolque, he visto casos que llevan horas y un estrés enorme para subirlos (consulta con un profesional, verás que tu caballo te lo agradecerá). Una vez que entre el caballo cierra la puerta y posteriormente átalo, trata de que las guías y nudos se puedan desatar por fuera rápidamente en caso necesario. Para bajarlo del remolque, primero desátalo y luego abre la puerta.

NOTA: Es INDISPENSABLE enseñar a nuestro caballo a entrar por sí mismo en el remolque con total tranquilidad y confianza (Es uno de los actos más antinaturales que pedimos a nuestros caballos y por eso hay que darles el tiempo que requieren para insensibilizarlos).

Cuando tu caballo o potro viaje, te recomiendo vendarle las 4 patas y la cola con algún tipo de venda, a mi me gustan las de polo, éstas las podrás adquirir en una tienda de caballos, y si vas a competir puedes proteger también la crin haciéndole trenzas, esto impedirá que se le hagan nudos con el viento durante el traslado.

NOTA: Es importante que cuando viajes tengas en cuenta lo siguiente:

  • Asegúrate que la lengua del remolque este pareja con el tiron de la camioneta.
  • Asegúrate que la bola del tirón es la adecuada para el remolque.
  • Asegúrate que la camioneta este en perfectas condiciones, niveles, presión de llantas, etc.
  • Aprieta los birlos del remolque a los 50 kms y repítelo al cargarlo.
  • Asegúrate que las luces del remolque funcionan perfectamente.
  • Una vez cargado el remolque y antes de llegar a carretera, verifica de nuevo
  • Dos cadenas o cables de seguridad entre pick up y tráiler.
  • Kit de primeros auxilios para humanos.
  • Kit de primeros auxilios para caballos, te recomiendo llevar un tranquilizante, para usar sólo en caso necesario.
  • Pegar en el parabrisas o en un lugar visible un papel con los datos completos de tu destino y otro de algún contacto de confianza, para en caso de emergencia o accidente haya alguien con quien comunicarse.
  • Celular.
  • Teléfonos de tu veterinario de confianza y del veterinario del aduanal en caso de cambiar de país.
  • Un par de galones de agua limpia para limpiar heridas en caso de haber accidente.
  • Plano de como llegar.
  • GPS.
  • Agua suficiente para los caballos.
  • Almartigones o jáquimas extras con sus respectivos ronzales o guías.
  • 30 metros de cuerda de media, para caso de accidente.
  • Herramienta básica.
  • Tres triángulos de emergencia reflejantes.
  • Una pala.
  • WD40 aceite en spray.
  • Compresora eléctrica (OPCIONAL).
  • Navaja filosa.
  • Cables pasa corriente.
  • 2 linternas con baterías.
  • Cinta gris.
  • Gato para el remolque.
  • Cuñas para las ruedas en caso e pararte en una subida pronunciada.
  • Llanta de refacción con aire.
  • Birlos de refacción.
  • Suficiente dinero en efectivo.

NOTA: SIEMPRE viajar con botiquín de primeros auxilios. Tratar de no  llevar garañones y yeguas juntos mientras viajan, esto puede ocasionar un serio accidente y si es así el garañón va hasta adelante.

Es importante que si van a cambiar de estado lleven su guía sanitaria al igual que los documentos del caballo, así como la tarjeta de circulación del vehículo y del remolque actualizadas.

Recomendaciones:

1.- Haz trabajo de piso enseñando  a tu caballo a obedecer y seguirte. Es útil enseñarle a subirse en escalones o tarimas sólidas de madera, esto le ayudará a tu caballo para subirse al remolque más tranquilo.

2.- Practica con frecuencia el subir y bajar tu caballo del remolque. Cada caballo es diferente y deberás dedicarle con paciencia el tiempo y las veces que sea necesario hasta que lo haga fácil y en forma relajada. Hay quien usa dar el alimento dentro del remolque para entrenarlo a subir.  Evita ser de aquellos que solo suben a su caballo a remolques frecuentemente y que siempre es con prisas, a golpes y maltratos.  Un caballo entrenado para subir te ahorrará horas, dolores de cabeza y gastos de veterinario.

3.- No lastimes a tu caballo para subirlo, ya que relacionará los malos tratos con el remolque y  empeorará su conducta.

4.- Un remolque amplio y bien iluminado, por luz natural o artificial ayuda mucho, ya que los caballos temen los lugares oscuros y encerrados.

5.- El piso deberá ser sólido y no resbaloso, ayuda poner una cama de aserrín, o bien pisos de hule antiderrapantes adecuados para transportar caballos.

6.- Revisa que no haya objetos, tubos, ganchos u objetos puntiagudos o filosos dentro del remolque, así como áreas donde puedan atorarse los almartigones o cascos del caballo.

7.- Amarra a tu caballo con un nudo que sea fácil de deshacer y por fuera del remolque, para que en caso de ser necesario puedas desatarlo sin tener que entrar al remolque.

8.- Nunca  sobra tener el alimento favorito de tu caballo en el remolque, te puede ser de utilidad para bajarle el estrés en caso que sea necesario.

9.- Conduce con precaución y a velocidad moderada. Evita los movimientos y frenadas bruscas, recuerda que llevan una carga valiosa, la confianza de tu caballo.

10.- Revisa siempre dos veces las condiciones mecánicas y eléctricas del remolque y tu vehículo, llantas, herramienta necesaria, enganches ya sea de defensa o ganso, cadenas de seguridad, etc. Ubica la ruta más corta a tu destino, lleva toda la papelería que se pudiera requerir para que solo te detengas lo necesario y si vas a recorrer un camino largo no olvides llevar agua suficiente para hidratar a tus caballos. Revisa todo al irte y al regresar nuevamente.

Saludos y feliz viaje.

Equipo ROMA.

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma