Síntomas de un cólico intestinal.

En el medio ecuestre cuando te dicen la palabra COLICO, hay que tomar extremas precauciones y cada segundo cuenta. La razón es que es la causa principal de muerte en caballos y lamentablemente a la mayoría de los caballos que ya le dio cólico les volverá a dar, por eso es de suma importancia tenerlos con especial cuidado.

El cólico intestinal es una dolencia en el aparato digestivo, ocasionada principalmente por:

  1. Cambios drásticos en la alimentación del caballo.
  2. Cambios drásticos en los horarios de alimentación.
  3. Mala masticación ocasionada por problemas dentales.
  4. Alimento o forraje descompuesto.
  5. Exceso de forraje de poca digestibilidad.
  6. Exceso de carbohidratos solubles como granos y pellets.
  7. Falta de ejercicio.
  8. Falta de consumo de forraje verde.
  9. Falta de hidratación (por eso la necesidad de tener agua fresca y limpia).
  10. Consumo de agua helada.
  11. Consumo de agua inmediatamente después de hacer ejercicio “intoxicación hídrica”.
  12. Falta de desparasitación.
  13. El uso excesivo de medicamentos tomados.

¿Cómo puedo saber si mi caballo está sufriendo un cólico?

Los síntomas más comunes son:

  1. Se niega a comer o come con desgana.
  2. Se niega a beber o sólo juega con el agua, pero no la ingiere.
  3. Intranquilidad y nerviosismo extremo.
  4. Moverse de un lado a otro dentro de su caballeriza.
  5. Falta de ganas para moverlo.
  6. Inmovilidad y apatía claramente visible.
  7. Mirarse el vientre. Es muy importante poner atención en esto e indicarle al veterinario hacia que costado mira. Puede incluso intentar morderse en este lugar.
  8. Rascarse con las patas traseras el vientre.
  9. La musculatura del vientre y de la espalda está muy tensa.
  10. Echarse repetidamente, revolcarse y levantarse bruscamente.
  11. Patear el suelo repetidamente.
  12. Echarse con quejidos y no querer levantarse.
  13. Dolores extremos, se puede llegar a aventar contra las personas o paredes.
  14. Sudoración extrema.
  15. Puede flehmer varias veces.
  16. Puede presentar mucosas congestionadas.
  17. Pulso y respiración alterada.
  18. Cabeza baja, hendiduras sobre las fosas nasales, orejas ligeramente hacia atrás, ojos tristes y mueve mucho la cola.
  19. Puede estirar sus miembros adquiriendo una postura como si quisiera orinar,  para agrandar la cavidad abdominal y disminuir la presión en las vísceras.
  20. Puede sentarse como un perro, para quitar la presión a la parte delantera del abdomen.

Te recomiendo llamar inmediatamente a tu médico veterinario de confianza y tener los siguientes datos a la mano:

  • Edad.
  • Sexo.
  • Cuándo se inicio el cólico.
  • Temperatura y frecuencia respiratoria y cardiaca.
  • Tamaño del abdomen, ¿Esta normal o ha aumentado de alguno de los dos lados?
  • ¿Le han aplicado medicamentos? ¿Qué y en que dosis?
  • ¿Como ha sido el dolor? ¿Continuo o intermitente?
  • ¿ Que tipo de dieta lleva?
  • ¿Cuando fue la última vez que comió? ¿ Y qué fue lo que ingirió?
  • ¿Qué porcentaje de la última ración quedó en el comedero?
  • ¿Se le ha hecho algún cambio de alimento?
  • ¿Siempre ha tenido agua a libre acceso? ¿Y cuanta agua ha tomado en las ultimas 8 horas?
  • ¿Hay modificaciones en la cantidad o aspecto físico de la materia fecal? o Posible dificultad para estercolar.
  • ¿Las heces presentan mucosidades?
  • Posible ausencia de orina en la cama o posible dificultad para orinar.
  • Suda, ¿Que tanto?
  • ¿Hubo algún cambio en los proveedores de grano o de forraje?
  • ¿Qué actividad física realiza y con que frecuencia?
  • ¿Que actividad física realizó en las últimas 8 horas?
  • ¿Cuando fué la última vez que realizó algún tipo de ejercicio?

¿Qué hacer en caso de cólico?

Una manera rápida de darnos cuenta de la gravedad del cólico es tomar el número de pulsaciones:

Frecuencia Cardiaca…………………………Tipo de cólico

40 a 59 pulsaciones por minuto………………Ligero

60 a 79 pulsaciones por minuto………………Moderado

80 a 99 pulsaciones por minuto………………Grave

Más de 100 pulsaciones por minuto…………Muy grave

  1. No debe darle nada de comer o beber hasta que llegue el veterinario.
  2. Lleve al animal a un lugar amplio, sin elementos que representen peligro (bardas, alambradas, piedras etc.) en caso de que el animal se tire al suelo y pretenda revolcarse. Muchas veces los caballos se hieren al hacer esto, pues el dolor los hace moverse violentamente.
  3. Si el animal pretende caminar, trotar levemente, revolcarse, girar sobre su propio cuerpo debemos dejar que lo haga. Motívelo para que camine, al caminar el caballo sentirá alivio, en caso de que no quiera caminar NO LO OBLIGUE, ya que al aumentar la actividad muscular también se incrementa la llegada de sangre a los músculos, sangre que el organismo obtiene disminuyendo la cantidad que circula por otros tejidos o aparatos, por ejemplo los intestinos, cosa que es contraproducente. Por ningún motivo haga que el caballo trote.

Si  después de medir la frecuencia cardiaca determinamos que sufre un intenso dolor, podemos inyectarle un analgésico antiinflamatorio mientras llega el médico veterinario. Siempre es importante consultar con el m.v. de confianza antes de hacerlo, pues esta medicación suele enmascarar el cuadro y dificultar la acción del veterinario, pero en ocasiones es lo mejor para que no se agrave la salud del caballo mientras llega el doctor. De cualquier forma es preferible administrarlo a que continúe el dolor y con el la posibilidad de shock.  Lo mejor es mantener una comunicación por teléfono con el veterinario mientras pueda llegar.

Se recomienda tener siempre en la caballeriza los medicamentos de emergencia necesarios para estas situaciones. Pídale a su veterinario de confianza que le haga una recomendación y tenga SIEMPRE los medicamentos vigentes y en lugar fresco y seco.

Para la elaboración de este artículo se han consultado publicaciones de las siguientes entidades:

* Centro Médico La Silla, N.L. México.

* Centro Veterinario Italica, Sevilla, España.

* United States Department of Agriculture (USDA)

Países que pertenecen a la Fraternidad Roma